Planificar y diseñar una sala audiovisual (I)

Como advertíamos en artículos anteriores, en muchos casos no tendremos la opción de contar con una sala para un uso exclusivamente dedicado al disfrute de películas, vídeos, videojuegos o música, y la mayoría de las veces deberemos integrar los equipos audiovisuales en salones, comedores o espacios compartidos con otros menesteres. Aquí, sin embargo, tomaremos como ejemplo una situación hipotética e ideal, emplazando al lector a que adapte los consejos y las sugerencias que se ofrecen a continuación al habitáculo con el que cuente en su hogar. La mayoría de estos consejos y sugerencias son perfectamente extrapolables, por lo que no resultará difícil su aplicación a distintos escenarios.


Home cinema en familia

 

Puedes ver todos los elementos que debes considerar al planificar una sala audiovisual en esta guía gratuita:

 

Haz click aquí para descargar la Guía Gratuita sobre  Cómo montar un Home Cinema en Casa

 

Planificación de una sala audiovisual


Antes de ejecutar cualquier paso e instalar los primeros componentes de la sala audiovisual es necesario planificar la distribución de los distintos elementos que la configurarán, desde los equipos electrónicos hasta los componentes necesarios de la instalación eléctrica.

Suponiendo que partimos de cero, es decir, que contamos con una sala completamente vacía, deberemos empezar considerando cuestiones de tipo estructural, como la instalación eléctrica, los sistemas de alarma que deseemos implementar, las tomas de redes e Internet, sistemas de ventilación, posible insonorización... en definitiva, todo aquello que se precisa para adecuar el espacio antes de integrar en él otros componentes y accesorios.


Instalación eléctrica

Si prestamos atención a la instalación eléctrica y a sus distintos componentes desde el principio nos ahorraremos importantes quebraderos de cabeza en el futuro. Para ello, en primer lugar debemos decidir en qué lugar ubicaremos los componentes principales de la sala (equipos, sillas y sofás...) y qué complementos o dispositivos implementaremos en ella para, tras ello, planificar adecuadamente la instalación eléctrica y la ubicación de sus distintos elementos.

En una sala audiovisual, los requisitos en lo que a suministro eléctrico se refiere no distan de los de otras estancias de uso habitual, como salones y comedores. Sin embargo, siempre que sea posible, es recomendable contar con una línea o derivación independiente para proteger a los equipos electrónicos de los posibles percances que sufran otras líneas o derivaciones del hogar.

Lo ideal sería que esta línea, además, contase con dispositivos de protección contra sobrecargas y sobretensiones, las principales amenazas que afrontan equipos informáticos y dispositivos electrónicos en relación con la red eléctrica. Para ello, se pueden instalar estos elementos de protección directamente en el cuadro eléctrico de la vivienda, en paralelo y a la salida del ICP de la derivación que alimente a la sala audiovisual, o bien instalarlos en un cuadro supletorio en la misma estancia, antes de distribuir la red por la sala.

 

Instalación eléctrica para un home cinema

 

Tras esta consideración preliminar y ya decidida la ubicación de los componentes de la sala, deberemos instalar las correspondientes tomas de corriente, puntos de luz y tomas de conexión a redes e Internet lo más cerca posible del elemento a conectar. En este sentido, debe primar la norma «a mayor previsión, mejores resultados».

Evitar el uso de cables extensores, movimientos innecesarios de equipos supletorios, cambios en la disposición de muebles... es una prioridad máxima en espacios en los que se manejan dispositivos delicados, como por supuesto una sala audiovisual. Por ello, es necesario contar con suficientes tomas de corriente y puntos de conexión a redes convenientemente distribuidos por la estancia. Para ello resultan enormemente convenientes las soluciones integradas y las centralizaciones, como las de la serie Simon 82, con cajas empotradas o en superficie que aúnan la máxima versatilidad y elegancia.

 

Simon 82

 

Cabe destacar, sobre este asunto, la posibilidad de recurrir a soluciones inalámbricas que nos eviten la incomodidad y la inseguridad que suponen las instalaciones por cable. Y aunque nos ocuparemos de ello más adelante con detalle, es preciso advertir que es en este punto cuando más conviene decidir qué tipo de complementos y dispositivos se emplearán en la instalación. Si, por ejemplo, optamos por elementos de última generación, como las soluciones autónomas por Bluetooth, con conexiones HDMI y USB mediante las cuales podremos controlar remotamente (y cargar) todos los dispositivos conectados a la red, deberíamos decidir ahora el lugar más adecuado en el que concretarlos. Su ubicación ideal será cerca de las tomas de corriente, en lugares de fácil acceso pero protegidos al mismo tiempo de posibles golpes, y del efecto de agentes externos como el agua o el polvo. Y, por supuesto, en sitios próximos a las zonas de descanso (al lado de los sofás o cerca del espacio destinado al descanso).

 

Simon Bluetooth HDMI USB

 

En cuanto a los puntos de luz y la iluminación, es necesario tener en cuenta que la iluminación natural siempre es conveniente (además de saludable). Disponer de ventanas y aberturas al exterior también garantiza una correcta ventilación del espacio, por lo que siempre que sea posible es preciso elegir una estancia abierta al exterior. Sin embargo, la iluminación artificial desempeña un papel clave en las salas audiovisuales, que deben contar con puntos de luz focal en los lugares convenientes (por ejemplo cerca de los equipos, para garantizar una manipulación segura de los mismos) y una iluminación general a ser posible regulable.

 

Posts relacionados:

 

 

Sigue leyendo sobre los componentes de una sala audiovisual en esta guía gratuita:

Guía gratuita sobre la instalación de un home cinema en casa