<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1500086133623123&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
head-image.jpg

Un taller en casa: cómo, dónde, por qué

Posted on Tue, Jun 02, 2015

Para muchos, la pregunta «¿Por qué un taller en casa?» tiene una respuesta evidente, simple, rotunda: «Porque sí». Disponer de un taller doméstico es, sin duda, uno de los deseos, una de las ilusiones más universalmente compartidas.

Tener un taller propio no es solo disponer de un espacio adecuado para realizar trabajos diversos, llevar a cabo proyectos domésticos (o incluso profesionales), o experimentar haciendo alguna que otra chapucilla casera: es un lugar de ocio y disfrute como pocos al que, encima, le podemos sacar un buen partido en un sentido totalmente práctico.

En definitiva todos, en algún momento, hemos albergado esa ilusión: ¡tener nuestro propio taller en casa! Pero a la hora de la verdad, una inmensa mayoría nos hemos echado atrás ya sea por tiempo, por falta de conocimientos y recursos, o por escasez de espacio; es decir, el «cómo» y el «dónde» han sido, para muchos, los handicap principales que nos han impedido realizar nuestro deseo.

Esta serie de posts pretende reavivar las esperanzas truncadas de disponer de un taller en casa, aportando ideas y consejos prácticos para hacer más leve y llevadera una tarea que, si bien posee algunos aspectos algo arduos, es uno de los proyectos que nos puede reportar una mayor satisfacción a corto, medio y largo plazo (además, como veremos, de importantes beneficios para todos los miembros del hogar).

 

Organizar un taller de bricolaje en casa

 

Si te interesa este tema, puedes profundizar más en él descargándote esta guía gratuita:

Descárgate la guía GRATUITA sobre cómo montar un Taller de Bricolaje en Casa

 

Cómo, dónde y por qué instalar un taller en casa


Retomando la cuestión del «Por qué», podemos hallar muchos más motivos que el expuesto para instalar un taller doméstico, razones que podríamos resumir en los siguientes puntos:

  • Orden: cualquier aficionado al bricolaje entenderá la importancia que tiene mantener las herramientas y los materiales ordenados. Un taller en casa no solo nos permite eso, sino también disponer de un espacio adecuado en el que mantener en buen estado y con las condiciones adecuadas todos los enseres que no tienen cabida en ningún otro lugar de la vivienda.

  • Eficacia y eficiencia: cualquier proyecto de bricolaje (más aún si tiene cariz profesional) realizado con los instrumentos oportunos, los materiales convenientes y en un espacio adecuado ofrece resultados mucho más satisfactorios que los obtenidos en proyectos llevados a cabo en peores condiciones. Además, un taller doméstico nos permite emprender proyectos más complejos, de mayor envergadura y de larga duración (ningún otro uso ajeno a los fines del espacio interrumpe su correcta realización).

  • Seguridad: disponer de un espacio en el que mantener a buen recaudo, controladas y ordenadas herramientas peligrosas, sensibles y/o frágiles redunda en una mayor seguridad, tanto para los miembros del hogar (especialmente niños) como para las mismas herramientas y materiales. además, al trabajar en un espacio adecuado, también nuestro propio nivel de seguridad mejora notablemente.

 

Bricolaje en familia

 

Los «Por qué» no se agotan aquí, por supuesto, pero tras estas breves indicaciones ya podemos afrontar con mejores argumentos las siguientes dos cuestiones, el «Cómo» y el «Dónde», ambas estrechamente relacionadas con aspectos como el tipo de taller que deseemos montar, los fines específicos a los que servirá y el espacio disponible en la vivienda.

Evidentemente, las viviendas con más espacio, los pisos grandes, con patio o terraza, y las casas o los apartamentos ofrecen mayores posibilidades para ubicar en ellas un taller doméstico. Sin embargo, también los pisos de ciudad pueden, en cierta medida, albergar pequeños espacios que nos sirvan para nuestros propósitos, aunque sea temporalmente mientras hallamos un lugar más amplio: segundos baños, trasteros o incluso armarios empotrados o plegables pueden ser lugares adecuados para instalar en ellos un pequeño taller, o un taller temporal. además, las ciudades también ofrecen otras oportunidades: encontrar alquileres baratos de garajes cerrados, trasteros, o incluso espacios individuales y adaptados en naves industriales en desuso son algunas de las posibilidades que abundan en cualquiera de las ciudades que habitamos.

La imaginación es la mejor aliada para dar la respuesta más oportuna al «Dónde», por lo que animamos al lector a que explore distintas posibilidades a su alcance en función de lo que a continuación ocupará nuestras atenciones: «Cómo» diseñar e instalar un taller en casa.

 

Posts relacionados:

 

Puedes aprender mucho más sobre cómo montar un taller en casa con esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

Guía gratuita sobre la instalación de un taller de bricolaje en casa

 

Tags: taller de bricolaje en casa